Atención temprana a los niños con Baja Visión

El sistema visual: ojos, nervios ópticos cerebro, se desarrolla de manera progresiva y gradual entre los 0 y 10 años de edad. Siendo la etapa entre los 0 y 3 años, determinante en la construcción del sistema nervioso central, existe una gran plasticidad cerebral, respuestas sensibles a los factores ambientales, es la etapa sensible del desarrollo humano.

La visión es un fenómeno complejo, pues intervienen varios factores para que se pueda dar con calidad, se deben tener una agudeza visual, sensibilidad al contraste, adaptación a los cambios de luz, percepción del color, campo visual y visión de profundidad.
Si sucede cualquier alteración que interfiera durante el período de maduración, puede dejar una incapacidad visual. Por ello la importancia de una valoración e intervención a temprana edad.

El estímulo visual debe ser adecuado y presentarse de forma oportuna para incidir de forma positiva en el sistema visual de los infantes con una Baja Visión. Ello va a permitir la construcción de un desarrollo pleno con la incorporación de su visión comprometida.

Enseñar a ver a los niños con la condición de Baja Visión, es la meta en nuestros espacios de Proyecto Miren.